Un gran paso para el algodón argentino

El 20 de enero del presente año el Laboratorio de Calidad de Fibra por HVI de la Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera (APPA) fue reconocido como unos de los 12 Laboratorios del mundo que podrán certificar la calidad de la fibra bajo el sello “ICA BREMEN”, es una gran noticia para el arco algodonero argentino, mucho más si se tiene en cuenta que la Argentina exporta aproximadamente 120.000 tn. de fibra. El sello “ICA BREMEN” otorgaría a la fibra exportable el carácter de indubitable, disminuyendo su litigiosidad, incrementando su valor, abriendo nuevos mercados y lo vuelve mucho más competitivo.

Esta nueva posibilidad que se abre para el algodón argentino, es fruto del esfuerzo y la mirada a largo plazo por parte del grupo de personas y asociaciones que componen la APPA, merece ser aprovechada y tomada como un primer gran paso para nuestras exportaciones de fibra, esto indudablemente llevaría a abrir nuevas puertas y posibilitar la llegada a mercados que se encontraban cerrados o de difícil acceso para nuestro país.

Véase también: http://appasantafe.org.ar/el-laboratorio-de-appa-recibio-la-certificacion-ica-bremen/

También debemos soslayar que la certificación “ICA BREMEN” convendría ir acompañado en el corto plazo por mostrar al mundo algunas de las características intrínsecas y que ya posee nuestro algodón, como ser la Denominación de Origen Controlado (DOC), un algodón libre de trabajo infantil, como también de trabajo esclavo, un algodón que no causa irritación en la piel de niños y que resulta mucho más amigable, ambientalmente hablando, que el resto de la producción continental, para producirlo se utilizan menos agroquímicos, como tampoco es necesario deforestar para obtener su producción.

Más allá de alguna de otras virtudes que posee nuestro cultivo como lo es su historia, su cultura y su arraigo con la comunidad, son características que en el resto del mundo no abundan y que nosotros ya lo tenemos, lo que nos permitiría obtener un diferencial en el precio de la fibra que iría desde un 10 al 20%, valores muy significativos para nuestra región y que se deberían fructificar.

Por ello es necesario poder aprovechar esta “certificación de calidad” que nos abre nuevos mercados y nos sitúa en un mismo plano de igualdad a competir con el resto de la producción mundial, adoptar decisiones que tendrían muy bajo costo o casi nulo, simplemente señalando las virtudes con que ya cuenta nuestro cultivo. Sumado a la constante inversión en conocimiento, ciencia y tecnología que se viene realizando desde los estamentos tanto públicos como privados y que ha permitido mejorar notablemente la calidad de la fibra y nos permite ver un futuro con mayor optimismo.

Compartí esta publicación

Raul Marinelli

Abogado. Especialista en Derecho Administrativo. Especialista en Derecho Ambiental. Ex. Coordinador de la Prov. del Chaco en Energías Renovables. Consultor en Contratos Agrícolas y Riesgo y Daño causado en el uso de Fitosanitarios. Experto en Mediación, Conciliación y Arbitraje. Presidente de la Fundación Más Valor.

Traducir / Translate »